domingo, 21 de enero de 2018

Con una sonrisa


Así nos pedía Darío Rodríguez Mayo, joven maestro y escritor del concejo de Tineo, que afrontásemos cada día de la vida.
Y lo decía desde la experiencia de quien, con 17 años, hubo de afrontar un diagnóstico de cáncer cerebral, recién recogidas las notas de 1º de Bachillerato.


Ni que decir tiene que lo que vino después, meses de hospital, operaciones y quimioterapia, forjaron al nuevo Darío que hoy es voluntario en los hospitales y, con su ejemplo de superación, un motivo para de esperanza y orgullo.




Darío Rodríguez Mayo en unos momentos de la charla

Un auditorio lleno sin perder detalle fue la mejor muestra de que el tema y el conferenciante interesaron a los chavales, admirados de que alguien tan cercano a ellos en edad fuese tan grande en experiencias y corazón. ¡Hay pruebas en esta galería de fotos!

Muchas gracias, Darío. Y hasta la próxima... ¿Será en otra verbena de prao o en una clase de uso de tabletas digitales? Porque el niño al que hace muchos años conocí en Navelgas ha crecido hasta ser un gigante. Un ejemplo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario